Guía para comer fuera de casa siendo diabético

Cuando te diagnostican diabetes puede ser una noticia bastante mala, debes seguir adelante y comenzar una nueva vida, en donde salgas de ese agujero de malos hábitos y vivas nuevas experiencias.

No tienes que dejar de comer fuera de casa, infórmate sobre cuales son aquellos platos que podrían servirte y ayudarte con tu dieta para diabéticos.

La Federación Mexicana de diabetes informa que han creado muchos sitios en donde la atención, higiene y excelencia de los alimentos son únicos, se preocupan por cubrir todos los tipos de clientes, hasta aquellos que sufren de  diabetes.

Toma en cuenta cada uno de los consejos de esta guía y podrás descubrir un mundo oculto de nutrición en la calle, que no conocías:

  • Restaurantes:

Selecciona uno que tenga servicio a la carta, prepárate para elegir la comida que prefieras.

Estos lugares preparan platillos impresionantes y llenos de variedad que pueden satisfacer cualquier paladar. Ni siquiera pienses en comida rápida.

Guia para comer fuera de casa siendo diabetico

  • Balancea las comidas:

Si quieres comer fuera, procura que los alimentos que ingieras antes de salir hayan sido saludables, de esta forma tendrás más opciones y menos culpa a la hora de ordenar.

  • Comidas deliciosas y sencillos:

Si seleccionas un plato con verduras y pollo al horno, tendrás un buen platillo y con una gran cantidad de nutrientes, puedes informarte con el mesero cual es la preparación.

  • Sustituir:

Cuando los alimentos tienen guarniciones con muchas calorías o carbohidratos, dile al mesero que te traiga un sustituto.

  • Preocúpate por cada porción:

Los restaurantes ofrecen cantidades grandes, no puedes comer tanto, así que elige compartir o pedir para llevar el resto del platillo.

  • Cuidado con los bufets:

Estas son las opciones variadas, en este punto puedes ver todos los elementos que podrían formar parte de tu plato, selecciona el más apetitoso y saludable.

Guía para comer fuera de casa

  • Elementos separados:

Si pides un pollo que viene con un baño de salsa, agradece al mesero que te separe la salsa del pollo y no comas toda la porción.

  • Bebidas:

Puede que te sientas cansado, pero no puedes perder la dieta por una bebida, estas tienen una cantidad absurda de azúcar y los refrescos son nocivos para la enfermedad. Selecciona un zumo de frutas sin azúcar o con edulcorante.

  • Deja atrás los postres:

La época de los postres fuera de casa ha quedado atrás, pero puedes preparar postres igual de deliciosos en tu casa que te satisfagan igual que el de cualquier pastelería y sin correr ningún riesgo.

  • Programa los medicamentos con la hora de comida:

Si alteras el horario vas a desperdiciar un buen día de tratamiento y se alteraran los niveles de glucosa, es mejor que cuides cada uno de los aspectos de tu dieta.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *